January 17, 2018

Cada generación va distorsionando palabras, al igual que creando nuevas. Lo que quizás hace unos años no era aceptable al hablar o escribir, hoy puede serlo. La constante creación de tendencias también obliga a la gente a adaptarse, y un claro ejemplo es el uso de la juerga tecnológica. La Real Academia Española ha incluido lo que ya es aceptable en su versión más reciente, disponible para ser consultado.

Palabras como “postureo” y “posverdad” ya se encuentran dentro de las palabras aceptadas por la RAE. 

Algunas palabras suenan bastante increíble, pero existen. Aunque no todas son aceptadas, hay ciertas reglas que se comienzan a romper, para incluir lo nuevo dentro del lenguaje. Hoy, la Real Academia Española se dedica a la creación de un diccionario;  es el más completo que existe, en donde aparecen las palabras que se pueden usar, al igual que distintos términos y la manera correcta de escribir las reglas ortográficas. Con su actualización más reciente, se dio el visto bueno a lo siguiente:

– Las palabras posverdad (distorsión deliberada de una realidad), chusmear (hablar con indiscreción o malicia acerca de alguien), postureo (actitud falsa adoptada por las personas) y espadón (militar golpista). Este año se incorporaron alrededor de 3,345 modificaciones, entre ellas nuevas palabras y términos y supresiones que ya no están en uso.

– Del idioma inglés también se incluyeron nuevas palabras, ya que se usa mucho en el idioma castellano. Algunas son fair play, container y cracker. También se dio el visto bueno a “clicar”.

– Del árabe se agregaron “hummus”, “halal”, “sharía” y “umma”.

En el pasado se han añadido algunas palabras algo extrañas, mismas que si no las ves escritas en el diccionario, jamás pensarías que son aceptables. “Amigovios” ya figura dentro del lenguaje; “pompis” está bien dicho, al igual que “selfie” y “descambiar” que suena bastante incorrecto. “Uebos” significa “la necesidad obliga” y se deriva del latín  “Mandat opus”.

Poco a poco se van añadiendo coloquialismos que, aunque en un principio están mal empleados, se van volviendo una necesidad y modo de hablar. Pero así como se componen nuevas palabras, también se van descartando aquellas que dejan de ser usadas.

Radar News

Comments are closed.