October 23, 2017

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) expresó su rechazo absoluto a la pena de muerte, ya que no es factor de contenciónda real de la delincuencia ni la solución a los problemas de inseguridad pública, pues su aplicación no garantiza la impartición de justicia.

En ocasión del día mundial contra la pena de muerte, el organismo reiteró su petición al gobernador de texas, Greg Abbott, y a la junta de indultos y libertad condicional de ese estado para que se conmute la pena capital decretada contra el mexicano Rubén Cárdenas Ramírez, programada para el próximo 8 de noviembre, por otra sentencia de prisión.

La CNDH puntualizó que no se opone a la imposición de penas, sino se pronuncia porque dichas acciones se realicen dentro del sistema internacional de derechos humanos, al cual nuestro sistema jurídico se acoge.

Agregó que el derecho a la vida representa el bien supremo del ser humano, por lo cual afirma categóricamente que la pena de muerte es una medida que no garantiza la impartición de justicia, al tiempo que subraya su compromiso de continuar con los esfuerzos que protejan los derechos fundamentales de los mexicanos en el extranjero.

De acuerdo con amnistía internacional, 140 países miembros de naciones unidas son abolicionistas de esa pena, de los cuales 98 la han anulado totalmente, como nuestro país; 7 sólo para delitos comunes y 35 sólo en la práctica, ya que no la ejecutan, no la practican y no la imponen, pero no la han abrogado.

Radar News

Comments are closed.