September 21, 2017

El presidente Barack Obama dijo que aunque las actitudes entre personas de diferentes razashan mejorado, Estados Unidos sigue sin curarse de los prejuicios raciales, utilizando un epíteto considerado como ofensivo entre la comunidad afroamericana.

El uso de la palabra “nigger” -negro- para insistir en su argumentación a la luz de la masacre en Charleston, Carolina del Sur, cuyo autor dijo haber estado motivado por razones de corte racial, generó reacciones encontradas debido a lo sensible del tema.

El racismo no está curado, y no se trata sólo de no ser respetuoso y decir ‘niger’ en público. Esa no es la medida para determinar si el racismo existe todavía o no. No se trata sólo del racismo evidente. Las sociedades no borran de la noche a la mañana todo lo que ha sucedido 200 o 300 años antes”, apuntó.

El legado de la esclavitud, (las leyes de segregación racial) Jim Crow y la discriminación en casi todas las instituciones de nuestras vidas proyectan una larga sombra. Eso sigue siendo parte de nuestro ADN”, argumentó el presidente.

El mandatario hizo sus comentarios durante una entrevista en el programa del comediante Marc Maron, grabado el viernes pero difundido este lunes, mientras realizaba una gira de trabajo por California.

El debate racial resurgió con fuerza tras la masacre en la Iglesia Metodista Episcopal Africana Emanuel (AME), en Charleston, donde fueron asesinadas nueve personas, después de revelarse la existencia de un presunto manifiesto del autor confeso, Dylan Storm Roof, de 21 años de edad.

En un documento de cuatro páginas publicado en un sitio en internet denominado “The Last Rhodesian” (El último Rodesiano) creado en febrero pasado, Roof ventiló su enorme prejuicio contra los afroamericanos, al igual que contra los judíos, hispanos, asiáticos y su desdén sobre el patriotismo estadunidense.

CONTROL DE ARMAS, SU FRUSTRACIÓN

Obama también expresó su frustración porque “la influencia de la Asociación Nacional de Rifle sobre el Congreso sigue siendo extremadamente fuerte” e impidió el progreso de medidas de control de armas después de la masacre de 20 niños y 6 profesores en una escuela primaria de Connecticut en 2012.

Justo después de Sandy Hook Newtown donde murieron 20 niños de seis años y el Congreso literalmente no hizo nada… Sí eso es lo más cerca que estuve de sentirme indignado”, dijo.

Estaba bastante indignado”, remarcó.

El presidente señaló que es importante respetar la importancia de la caza y el tiro deportivo para muchos estadunidenses.

La cuestión es tan sólo si existe una forma de equilibrar esas tradiciones legítimas con algo de sentido común que impida que un joven de 21 años enfadado o confundido por algo o que es racista o está trastornado vaya a una tienda de armas y de pronto vaya armado y pueda causar un daño enorme”, dijo Obama, en referencia al sospechoso del crimen de Charleston.

Mientras la campaña para encontrar a su sucesor calienta motores Obama dijo creer que sería mejor candidato si volviera a presentarse porque aunque ha bajado un poco el ritmo “ahora sé lo que hago y no tengo miedo”.

La he fastidiado. Me he caído en el barril por las cataratas del Niágara. Y salí y sobreviví. Y eso siempre es una sensación muy liberadora”, dijo.

 

Con información de Periódico Excélsior

 

Comments are closed.