September 22, 2017

Los tornados ocurren en México con mayor frecuencia de lo que se puede pensar, afirmó el especialista del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), Jesús Manuel Macías Medrano.

En el periodo de 2000 a 2014 se registraron 253 tornados en todo el país, según datos del investigador, quien coordina la Comisión Interinstitucional para el Análisis de Tornados y Tormentas Severas (CIATTS), creada a raíz del tornado de Piedras Negras, Coahuila, ocurrido en 2007 y a iniciativa de la Coordinación General de Protección Civil y el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) de la Secretaría de Gobernación (Segob).

Macías Medrano detalló que solamente el año pasado se registraron 32 tornados, seis de ellos en Chiapas y cuatro en Veracruz, de los cuales 20 causaron daños graves, traducidos a 213 lesionados y tres muertos. La mayoría se presentaron en los meses de julio (8), mayo (6) y junio (6). De esos tornados, el 86 por ciento ocurrieron en la tarde, nueve por ciento en la mañana y un cinco por ciento en la noche.

Para el especialista, quien es doctor en geografía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y coordinador del Seminario de Vulnerabilidad Social a Desastres en el CIESAS, en nuestro país se presentan las condiciones meteorológicas necesarias para la formación de los tornados superceldas y no-superceldas, presentándose en algunos lugares de manera estacional y en otros de forma esporádica.

“A la mayoría de los tornados que se presentan en México se les conoce como tornado débil o tornado no-supercelda, también denominado en inglés landspout”, aseveró el experto, quien es pionero en el país en los estudios que abordan este fenómeno natural, con la publicación en 2002 del libro Descubriendo tornados en México.

De acuerdo al investigador, los tornados supercelda se llaman así porque se forman en unas nubes muy grandes que son de una sola celda de circulación, denominada mesociclón; son sistemas de tormenta muy poderosos que se forman porque hay mucha inestabilidad atmosférica en distintos niveles de altura y masas de viento de diferente temperatura y presión.

“Las superceldas pueden ser de una sola nube o pueden estar incrustados en un conjunto de nubes y generar esos tornados. Generalmente incorporan vorticidad horizontal, que por razones de diferencia de presión y choque de vientos se elevan y forman lo que es propiamente el tornado, que se involucra con el mesociclón, que está dentro de la nube”, detalló.

Agregó que los tornados de supercelda “son de larga duración, pueden durar media hora, una hora, incluso algunos han durado más horas ya que han atravesado estados completos rnado en San Cristóbal de las casas, Chiapas, ocurrido el 6 de agosto de 2014.en Estados Unidos y son los más violentos y devastadores”.

Sin embargo, tanto en México como en Estados Unidos, los tornados débiles o no-supercelda son los de mayor incidencia, pues representan entre el 80 y 90 por ciento del total, afirmó Macías Medrano.

Registros

En el caso del reciente tornado de Ciudad Acuña, Coahuila, sucedido el pasado 25 de mayo, el investigador afirmó que se encuentran reuniendo información para conocer exactamente su meteorología.

“Lo que se tiene registrado es que el tornado en Ciudad Acuña es el más fuerte hasta ahora, por el número de muertos –hasta el momento se contabilizan 14– aunque no tanto de heridos, como fue el caso del tornado de Piedras Negras en 2007; pero los tornados coahuilenses, para decirlo brevemente, han sido los más complicados en términos de daños y los dos han sido tornados supercelda”, señaló el experto.

El tornado de Piedras Negras, ocurrido el 24 de abril de 2007, dejó como saldo más de 7 mil afectados, 150 heridos, 100 casas destruidas, 15 desaparecidos y una cifra oficial de tres muertos. El tiempo que recorrió la parte afectada en la ciudad fue de media hora, un recorrido de siete kilómetros (km), y después siguió al territorio estadounidense, por lo que habrá tenido una duración total de una hora y media, y un recorrido de unos 40 km, según el investigador.

“Otros tornados mas débiles, como el ocurrido en la Ciudad de México en 2012, fue un tornado que duró alrededor de 20 minutos, atravesó en ese tiempo 7 km y pasó exactamente.

Tornado en Sinaloa ocurrido el 19 septiembre de 2012 (foto: Tornados de México).por el Zócalo de la ciudad. El ciclo de vida es más corto, su duración no es mucha y la fuerza del viento es menos fuerte que en el caso de los tornados supercelda”, explicó.

De acuerdo con sus investigaciones, se sabe que una alta proporción de tornados ocurre durante la transición de la primavera al verano y durante este último, y que son más frecuentes en horas de la tarde, aunque algunos han ocurrido en la noche. Se presentan en áreas montañosas, en planicies y en cuerpos de agua, como lagos, lagunas y mares.

“El porcentaje de incidencia es de un 69 por ciento en la tarde, entre las dos y siete de la tarde, cuando ocurren la mayor parte de los tornados. Y el dato es interesante porque los tornados que se registran en la noche (16 por ciento), son los más peligrosos porque no se ven. Muchas veces cuando se ven, la gente puede tomar ese dato visual como elemento de advertencia, pero cuando no se pueden ver solamente se oye con alguna anticipación un ruido muy grande, y es el que produce el movimiento de la fricción del viento y de todos los escombros”, afirmó.

Según el doctor Macías Medrano, para estar protegidos de los tornados se debe contar con una meteorología que sea útil para prevenir, aunque esa parte por sí sola no lo resuelve, pues debe haber medidas de protección civil y colectivas, como el tener albergues y zonas de seguridad bien establecidas y reconocidas en las casas.

“Es importante desarrollar acciones de planificación para el efecto adverso de los vientos por los tornados, […] porque a la gente afectada por el tornado de Ciudad Acuña las tomó por sorpresa. Los servicios meteorológicos que tenemos nosotros no son capaces de ubicar, para fines de pronóstico, las condiciones de formación de los tornados. Una ventaja muy positiva que se tiene bajo la cobertura de los radares norteamericanos en la zona de la frontera no se aprovecha, y es una pena”, consideró.

El investigador afirmó que, en términos de pronósticos, van a seguir ocurriendo tornados en el país: “Estamos en la época en que la mayor parte del territorio nacional sufre más tornados porque es el periodo de mayor inestabilidad atmosférica, mayo y junio son los meses en que se tienen registrados el mayor número, en julio y agosto todavía hay registros y luego disminuyen en septiembre; noviembre y diciembre son los meses en que se registran menos tornados, por lo que la población tiene que estar alerta ahora”.

Información: Agencia Informativa Conacyt 

Comments are closed.