September 20, 2017

Serán más 72 horas, las que los primeros aficionados que acamparon en el estadio Corregidora en busca de un boleto para la vuelta de la gran final del Clausura 2015, estén formados hasta que se abra la venta en taquilla.

El primer aficionado en la fila para la venta a quienes cuenten con Bono Gallos, programada para el día de mañana a partir de las 10 de la mañana, se llama David Aguilera quien llegó a formarse desde antes que terminara el partido semifinal contra Pachuca, pues abandonó el estadio minutos antes del silbatazo final para asegurar su boleto para la gran final.

“Vine al juego y me salí unos 15 minutos antes de que terminara y ya me vine a formar, no me he ido desde el domingo. Lo que pasa es el deseo de estar en la final, lo más complicado fue la noche del domingo para lunes porque estaba solo, pero como a las 3 de la mañana empezó a llegar más gente y ya nos acompañamos, básicamente para cuidarnos”, comentó.

Sin ir a su casa, con la misma vestimenta que traía el domingo pasado, David dijo no tener problemas en su trabajo pues no tiene que rendirle cuentas a nadie.

Por su parte, Daniel López, el primer hincha queretano formado en la fila de venta general, que comenzará hasta el jueves, habló sobre la aventura que vive para conseguir su entrada para la gran final

“Es una buena aventura, ahora sí que es histórico que Gallos llegue a la final, no lo vivimos todos los días y vale la pena la espera, el sacrificio que uno hace de dejar a la familia, el trabajo, las actividades diarias y todo para conseguir un boleto, sabemos que Gallos será campeón y pues siempre estaremos apoyando en espera de que abran las taquilla”.

Un poco más atrás encontramos a Eunice con su mamá, quienes llegaron a formarse el día de ayer, quien se dijo una verdadera aficionada para apartar su lugar en la fila.

La verdad es la primera vez que nos venimos a formar por un boleto y que mejor que para la final, que valga la pena el calor, el hambre, todo pero aquí estamos apoyando a los Gallos como siempre”.

Una afición entregada, con mucha paciencia para aguantar el fuerte sol, lluvia, para dormir fuera de casa varias noches, con la intención de no perderse el partido final, ya que todos coinciden en que este es el año de Gallos Blancos, el año que será campeón por primera vez en su historia.

 

Para Radar News/ Gonzalo Flores 

Comments are closed.