September 21, 2017

A pesar de las acciones que se han aplicado en las escuelas del país para enfrentar el acoso escolar, el “bullying” sigue vigente en los centros escolares. Presentamos en esta investigación dos casos de agresión a estudiantes de dos escuelas primarias. Laila Hernández Sabido de 8 años enfrenta a su agresora todos los días, sin que autoridades y padres puedan solucionar el problema, su madre Adriana Sabido ha intentado solucionar el caso pero ha sido imposible y el acoso no termina. 

 

La Secretaría de Gobernación informó a través de un comunicado, fechado el pasado 17 de mayo del 2015, la creación de un grupo de Trabajo para el Fortalecimiento de la Convivencia Escolar, con el cual pretenden responder al creciente fenómeno que afecta la integridad de estudiantes: el bullying, o acoso escolar.

 

De acuerdo al comunicado, este grupo de trabajo se creó con base en los resultados de la Tercera Encuesta Nacional sobre Exclusión, Intolerancia y Violencia en Escuelas, realizada en 2013 por la SEP y que reveló que más del 50 por ciento de los jóvenes encuestados reportó haber experimentado algún tipo de agresión por parte de sus compañeros de escuela.

 

Querétaro no es la excepción y los casos de bullying son una realidad. En esta investigación encontramos varios testimonios que exponen los conflictos que día a dia enfrentan estudiantes de entre 6 y 12 años en las escuelas primarias de la entidad.

 

Laila Hernández Sabido, de 8 años de edad, estudia en la Escuela Primaria “Nicolás Campa”. Una de sus compañeras le pega. Su madre Adriana Sabido relató que se ha hablado con la mamá de la niña agresora para solucionar el problema, pero sólo han conseguido agravar el conflicto en el salón de clases. Ante la agresividad de la acosadora, tanto su madre como las autoridades escolares, han determinado no hacer mas. Incluso, Adriana Sabido dijo que la madre de la agresora ha llegado al grado de preferir que las niñas se arreglen solas y le ha pedido que mejor enseñe a su hija a defenderse

 

“tengo dos hijos que estudian en la Nicolás Campa, a ambos les provocan bullying en su escuela. Se ha suscitado que cuando hablamos con la señora, le ha pegado a su hija delante de mi, diciendo ella corregir la actitud de su hija hacia la mía, y en cambio sucede que al día siguiente llega niña a pegarle a la mía. Ha llegado el caso de que la señora pide que las niñas se arreglen solas y me ha dicho que le enseñe a mi hija a defenderse para que le pegue a su hija porque ella no entiende” relató la madre afectada.

 

Su otro hijo, Osman Alexander Hernández Sabido, de 6 años, también es acosado por sus compañeros, quienes lo han llamado de maneras despectivas y lo maltratan por negarse a agredir a sus compañeras de clase.

 

Otra madre de familia, Flor, evidenció el conflicto que viven los estudiantes desde que un problemático niño llegó a la escuela Nicolás Campa. Un agresivo niño que golpea a otros niños y a sus propios maestros. El problema escaló a tal grado que actualmente estudia recluido en la Dirección de la escuela para no molestar a nadie en el aula.

 

“mi nombre es Flor, mis niños vienen a la escuela Nicolás Campa. Un niño que ingresó al salón de mi hija hace tres años y desde entonces los niños sufren bullying, es un niño reprobado que trae muchos problemas psicológicos porque su mamá no le hace caso. Y ha agredido a todo el grupo. De hecho ahorita esta estudiando en la Dirección para dejar trabajar a los demás tranquilamente” explicó otra madre de familia.

 

A estos casos las autoridades escolares se negaron a hablar, bajo el argumento de que es la Unidad de Servicios para la Educación Básica del Estado de Querétaro, (USEBEQ) quien es la indicada para tratar con los medios de comunicación.

 

Pero hay mas casos, encontramos a Brígida Sánchez quien denunció el acoso escolar que sufre su hijo mas pequeño, Alexis de 6 años. Continuamente recibe la queja de su hijo de que sus compañeros de clase le pegan y lo agreden, ante la insolvencia de los maestros y directivos, le ha recomendado a su hijo que si el maestro no hace caso a sus quejas, que se defienda.

 

“por lo regular mi hijo el mas pequeño siempre me dice que sus compañeros le pegan. Le digo que le digan al maestro que lo molestan, pero si no hace caso pues defiéndete” argumentó la madre de Alexis.

 

En su propia voz, Alexis narra el acoso que sufre. Responde a las preguntas con molestia, y pide que suspendan a los niños que le pegan.

 

“me pegan, no se llevan bien conmigo. Me empujan y me pegan” dice.

 

Como estos testimonios, muchos mas se replican en las escuelas de todo el país. Un fenómeno que exige atención inmediata de las autoridades escolares y participación de los padres de familia. El Bullying es una agresión que de no atenderse escala en la violencia hasta cobrar la vida de las víctimas del constante acoso.

Para Radar News/ Salvador Castillo

Comments are closed.