October 23, 2017

Cientos de prendas espectaculares diseñadas por el británico Alexander McQueen, que se ahorcó en 2011 a los 40 años, integran una gran exposición que le ha dedicado Londres, su ciudad, en el gran museo Victoria and Albert.

Ya se han vendido más de 70.000 entradas para esta exposición bautizada “Belleza salvaje”, que constituye el “emotivo regreso a casa” de este diseñador, en palabras del director del museo Martin Roth.

El sábado, los visitantes podrán conocer de cerca las 240 piezas que ayudaron a definir el estilo distintivo y en ocasiones extraño de McQueen, en la que es la mayor exposición de moda que ha tenido este museo.

La comisaria de la exposición, Claire Wilcox, describió a McQueen como “uno de los diseñadores más influyentes de su generación, que impactó con sus desfiles espectaculares y poderosos”.

La muestra, estimó, es un reflejo de su “compleja narrativa, artesanía del más alto nivel”, y su obsesión romántica con la naturaleza.

A la fiesta de inauguración el jueves, asistieron las estrellas británicas David y Victoria Beckham, y las modelos Naomi Campbell, Kate Moss, Eva Herzigova y Poppy Delevigne, así como la actriz mexicana Salma Hayek, el británico Colin Firth y la princesa Beatriz.

En las primeras salas se exhiben sus habilidades técnicas, adquiridas como aprendiz en Savile Row, la calle con los mejores sastres de Londres y probablemente del mundo, y se caracteriza por el corte preciso de las curvas y las siluetas exageradas que se convirtieron en su marca registrada.

Louise Rytter, investigadora asistente del Victoria and Albert, explicó que McQueen era un ávido consumidor de documentales sobre la naturaleza, lo que se refleja en el uso de animales en sus prendas, desde plumas de faisán y ganso a caparazones de navajas, cabezas de cocodrilo o astas.

Algunos de los trajes están inspirados en gacelas y otros evocan a las avestruces.

“Creo que la naturaleza le inspiraba porque es impredecible y salvaje”, estimó Rytter.

Las partes salvajes de su propia personalidad, recientemente puestas al descubierto en una polémica biografía, se expresan en una sala aterradora llena de maniquíes con máscaras de cuero y vestidos gótico-victorianos.

 

– “Inspiración para diseñadores” –

 

La visión de McQueen de la moda como una forma expresiva y su exploración de temas históricos y políticos llevaron a Rytter a decir que se le  podría calificar como un “artista en el sentido más verdadero”.

“Introdujo tantos elementos del mundo arte”, explicó Rytter, agregando que él y sus colaboradores del movimiento Arte joven británico (Young British Art) contribuyeron a trasladar la cultura dominante británica a la edad moderna.

Sus sensibilidades políticas e históricas se pueden apreciar en una habitación en la que una fila de  maniquíes con la falda escocesa, fruto del orgullo por sus raíces familiares, se enfrentan a un conjunto de modelos vestidos de imperiosas túnicas rojas, blancas y doradas, con plumas, pieles y joyas.

La sala recuerda su desfile de 1995 “Highland Rape”, “la violación de las Tierras altas” de Escocia, que exploró el maltrato dispensado históricamente a esta región por los gobernantes ingleses y que contribuyó a cimentar su fama de “enfant terrible”.

Como reflejo de su amor por lo macabro, un gabinete de curiosidades muestra decenas de prendas y accesorios extravagantes.

En la parte más impresionante, la modelo y amiga de McQueen Kate Moss aparece como un holograma flotante gigante que lleva uno de sus etéreos vestidos blancos de plumas.

Jaana Jatyri, una especialista en tendencias de moda y una de las primeras en visitar la exposición, dijo que el espectáculo aumentará la leyenda de McQueen.

“Fue una inspiración para los consumidores de la moda y también para los diseñadores”, dijo. “Resucitará, estoy seguro, gracias a esta exposición”.

Con información de noticiasmvs.com

Comments are closed.