October 21, 2017

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó hoy que la decisión del Gobierno de Estados Unidos de calificar al país suramericano como una “amenaza”, le va a costar “muy caro” a la nación norteamericana.

“Los Estados Unidos de Norteamérica han cometido la aberración histórica más grande y le va a costar muy caro en lo político, en lo diplomático, en lo humano, calificar a Venezuela como una amenaza”, dijo Maduro desde el palacio presidencial de Miraflores al término de una marcha denominada “antiimperialista”.

El presidente de EU, Barack Obama, declaró a través de una orden ejecutiva emitida este lunes una “emergencia nacional” en su país por la “amenaza inusual y extraordinaria” que la situación de Venezuelarepresenta para la seguridad estadunidense.

El anuncio de Washington incluyó el bloqueo de bienes que pudieran tener en EU siete funcionarios venezolanos a los que acusa de violar derechos humanos durante las protestas antigubernamentales que se vivieron en el país en 2014 junto con la prohibición de entrar a EU.

Maduro, que calificó esta decisión estadunidense como “el paso más agresivo, injusto y nefasto que jamás se haya dado contra Venezuela”, dijo hoy que “la única amenaza que hay contra el pueblo de los EU son sus propios gobernantes que los mandan a la guerra”.

El mandatario venezolano aseguró que las sanciones impuestas a los funcionarios son una reacción de la Administración de Obama por la detención del opositor Leopoldo López, recluido en prisión desde hace más de un año acusado de promover la violencia en una marcha antigubernamental a principios de 2014, y quien, según Maduro, es “un agente antipatria” de EU.

“EU decretó la ‘emergencia nacional’ y nos acusa de ser una amenaza porque la Justicia venezolana llevó a la cárcel al agente principal que ellos tienen en Venezuela para desestabilizar, que ellos lo llaman el líder, el monstruo de Ramo Verde”, dijo.

“Declaran a todo un país amenaza para salvar a uno de sus agentes, Leopoldo López, que es un asesino reincidente”, añadió el mandatario que ha considerado que después de la muerte de su predecesor Hugo Chávez (1999-2013), este “es el momento más importante de la revolución”.

Espera rectificación

Más tarde, Maduro dijo que espera que Obama rectifique y derogue la orden ejecutiva que dictó esta semana, y que califica la situación en Venezuela como “una amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos”.

“Espero que Obama rectifique y derogue la orden ejecutiva en contra de nuestro país”, señaló Maduro en la inauguración de la Feria Internacional del Libro de Venezuela.

El mandatario venezolano pidió a Maximilien Sánchez Arveláiz, encargado de negocios de Venezuela en la capital estadunidense y quién se encontraba en el acto en Caracas, que organice una “Expo Washington” similar a la “Expo Venezuela de Verdad” que su gobierno inauguró en Madrid a principios de marzo para “demostrar que la amenaza no está en Venezuela”.

“Tengo la esperanza de que a Obama le llegue un rayo de luz que lo convierta otra vez en el joven de Chicago. A Obama le conviene hacerse una paseadita por Detroit, por Chicago, volver a ver sus calles porque los lobbies de Washington lo tienen amordazado, maniatado y secuestrado”, insistió Maduro.

Tras el anuncio de las sanciones por Estados Unidos, Maduro solicitó al Parlamento venezolano autorizar una ley habilitante que le otorgue poderes especiales que le permitan legislar durante seis meses para “enfrentar” las “amenazas” de EU, una solicitud que el Legislativo prevé autorizar el próximo domingo.

Este incidente entre los dos países es el último de las difíciles relaciones marcadas por diversas fases de altibajos desde que a finales de 2010 retiraran sus respectivos embajadores.

Canciller ante la OEA

De otra parte, el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) celebrará el próximo jueves 19 de marzo una sesión en la que la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, hablará sobre la escalada de tensión entre su país y Estados Unidos, informaron hoy a Efe fuentes del organismo.

La misión de Venezuela ante la OEA pidió la convocatoria de la sesión en una carta enviada al secretario general de la organización, José Miguel Insulza, indicaron las fuentes.

La sesión, que aún no ha sido formalmente convocada, tendrá lugar el jueves 19, un día después de la Asamblea General extraordinaria de la OEA para elegir al próximo secretario general del organismo, a la que se espera que acudan algunos cancilleres del continente.

Insulza afirmó este lunes desde La Paz que el Consejo Permanente de la OEA debía analizar el conflicto entre Estados Unidos y Venezuela, y dijo que “ojalá pueda hacerlo con un espíritu constructivo”.

La OEA, el único organismo regional al que pertenecen tanto Estados Unidos como Venezuela, será previsiblemente el segundo en tratar la creciente tensión entre ambos, después de la reunión sobre el mismo tema que sostendrán este sábado en Ecuador los cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Con información de milenio.com

Comments are closed.