October 21, 2017

Más de 600 millones de personas en el mundo padecen alguna alteración renal.

Una de cada diez personas tiene algún grado de enfermedad renal crónica, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este tipo de problema suele ser silencioso y cuando se muestran síntomas es porque ya se tiene una afección grave.

Detectarla con tiempo puede permitir el control de la enfermedad y se también permite detener el deterioro de la función renal.

Para esto es importante conocer formas en las que podemos cuidar y prevenir problemas en nuestros riñones:

-Hacer ejercicio de forma habitual: mantenerse activo ayuda a reducir la presión arterial y, por lo tanto, reduce el riesgo de una enfermedad renal crónica.

-Mantener controlados los nivele de azúcar en la sangre: alrededor de la mitad de las personas que tienen diabetes desarrollan daño renal, por lo que es importante para estas personas realizar exámenes regulares para comprobar su función renal.

Es importante mantener el control de los niveles de azúcar en la sangre, con la ayuda de médicos y farmacéuticos.

– Controlar la presión arterial: aunque muchas personas pueden ser conscientes de que la presión arterial alta puede causar un derrame cerebral o ataque cardíaco, pocos saben que también es la causa más común de daño renal.

– Comer saludable y mantener el peso bajo control: esto puede ayudar a prevenir la diabetes, enfermedades cardíacas y otras condiciones asociadas con la enfermedad renal crónica.

Además es importante reducir el consumo de sal, lo cual mantendrá sanos a los riñones.

– Tomar agua: el consumo moderado de agua, alrededor 2 litros al día, puede reducir el riesgo de deterioro de la función renal. Es importante tener en cuenta que el nivel adecuado de la ingesta de líquidos para cualquier individuo depende de muchos factores como el género, el ejercicio, el clima, las condiciones de salud, embarazo y lactancia.

– No fumar: el tabaco es un factor de riesgo cardiovascular, y el riñón es un órgano cardiovascular, por lo que también se ve afectado e incluso aumenta el riesgo de cáncer renal.

– Analizar la función renal: básicamente medición de creatinina en sangre y búsqueda de proteínas en la orina. Sobre todo si tiene diabetes, hipertensión, obesidad; uno de sus padres u otros miembros de la familia sufre de enfermedad renal; o es de África, Asia, o aborigen.

Con información de Monitor Nacional

Comments are closed.