October 21, 2017

El Senado de la República nombró a Eduardo Medina Mora como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación por 15 años, luego de más de cinco horas de discusión en la que el ahora integrante del máximo tribunal fue criticado y cuestionado por legisladores de la oposición

Medina Mora logró 83 de los 118 votos de los senadores presentes, que es más de las dos terceras partes requeridas, ya que el bloque PRI, PAN y PVEM votaron a su favor.

El magistrado Horacio Hernández, quien tuvo una participación sentida ante el pleno, en la que resaltó sus esfuerzos por lograr una carrera judicial, obtuvo 15 votos. El otro magistrado Felipe Fuentes Barrera, logró cuatro votos. Hubo 16 nulos y la petista Layda Sansores rompió su papeleta ante el pleno.

Durante su intervención ante el pleno Medina Mora sostuvo que su único compromiso será con la verdad y hará el mejor esfuerzo por fortalecer a la Suprema Corte y acercarla más a la sociedad, lo que significa la más decidida defensa de los derechos humanos.

El hasta ayer embajador de México en Estados Unidos y hoy ministro de la Corte trató de desmentir la mayor parte de los señalamientos que se formularon en su contra ante el pleno. Dijo que respeta las críticas, pero no las comparte y sostuvo que tanto en los casos de Atenco, como de los maestros oaxaqueños, resoluciones judiciales avalaron que no tuvo responsabilidad.

Se deslindó también de haber avalado el operativo Rápido y furioso y de haber liberado, cuando fue titular de la PGR, 74 millones de dólares de las cuentas de Raúl Salinas de Gortari en Suiza.

Durante su intervención, senadores del PRD, colocaron pequeños carteles en sus escaños, en los que se leía “Medina Mora: genocida, violador de derechos humanos”. Y se le hacía referencia al “michoacanazo”, al caso de las indígenas otomís injustamente presas, al tráfico ilegal de armas y a los muertos y heridas en Atenco ordenados por el ahora ministro.

Cuando Medina Mora trató de deslindar se los cargos, desde su escaño la peredista Padierna le gritó “Falso, falso”, ello pese a que en el acuerdo aprobado por la Junta de Coordinación para desahogar el nombramiento del ministro se estableció que no podía haber interrupciones ni interpelaciones.

De inmediato Medina Mora rindió protesta ante el Senado y salió presuroso del salón de sesiones.

Con información de La Jornada

Comments are closed.