October 21, 2017

El avión Solar Impulse 2, que no utiliza ningún carburante, despegó a las 07h12 locales (03h12 GMT) de la capital de los Emiratos Árabes Unidos, poco antes de salir el sol, con brisa ligera en la pista en el pequeño aeropuerto Al Bateen.

Solar Impulse 2 puso rumbo al este y su primera etapa es Mascate, capital del sultanato de Omán, donde es esperado al final del día. El trayecto de unos 400 km debería durar 12 horas.

Transcurridas dos horas y 15 minutos de vuelo, el piloto, el suizo André Borschberg, indicó que había recorrido un 13% deltrayecto a Mascate y habló con la prensa antes de llamar a su esposa, según la web de la misión.

“El desafío que viene es real para mí y para el aparatoi”, declaró el piloto, de 63 años, poco antes del despegue.

Vestidos con uniformes de color naranja, los dos pilotos, Borschberg y su compatriota Bertrand Piccard, realizaron las últimas inspecciones de noche y Borschberg se instaló en la cabina del avión monoplaza bajo los aplausos de todo su equipo.

El despegue de Abou Dhabi, previsto en principio el pasado sábado, fue atrasado por los fuentes vientos en la región todo el fin de semana.

Ante todo, se trata de “un reto humano”, recalcó André Borschberg.

La vuelta al mundo en doce etapas es el resultado de 13 años de investigaciones realizadas por Borschberg y Piccard, que más allá de la hazaña científica, quieren transmitir un mensaje político.

“Queremos compartir nuestra visión de un futuro limpio”, declaró Piccard, y subrayó que esta misión debería contribuir a la lucha contra el calentamiento climático.

“El cambio climático ofrece una fantástica oportunidad para aportar al mercado nuevas tecnologías verdes” que ayudarán a “preservar los recursos naturales de nuestro planeta, crear puestos de trabajo y sostener el crecimiento” económico, dijo.

La idea de volar gracias sólo con energía solar fue al principio el hazmerreír de la industria aeronáutica.

Piccard, descendiente de una dinastía de científicos-aventureros suizos, dio la primera vuelta al mundo en globo sin escala en 1999.

El avión, bautizado SI2 (Solar Impulse 2), está propulsado por más de 17.000 células solares que recubren unas alas de 72 metros, casi tan largas como las de un Airbus A380.

Pero el SI2, concebido en fibra de carbono, no pesa más de 2,5 toneladas, tanto como un coche todo terreno familiar, menos de un 1% del peso del A380.

 Sobrevuelo de dos océanos

En total, el aparato recorrerá 35.000 km a una velocidad relativamente modesta (entre 50 y 100 km/h) y sobrevolará dos océanos, Pacífico y Atlántico.

Esta cincunvalación, a 8.500 metros de altitud como máximo, le llevará cinco meses, de los cuales 25 días de vuelo efectivo. El regreso está previsto a Abu Dabi a finales de julio o comienzos de agosto.

Piccard se encontrará en la carlinga cuando el avión aterrice de nuevo en los Emiratos, si todo va bien.

Después de Omán, los destinos siguientes son India y Birmania, antes de la etapa más larga del trayecto: cinco días consecutivos de vuelo para un solo piloto encargado de ir de Nankin, en China, al archipiélago estadounidense de Hawai, en el Pacífico.

Piccard indicó que el público podrá “seguir en directo todo lo que hacemos en la cabina” y “en el centro de control de la misión en Mónaco” en la web activa “solarimpulse.com”.

Precisó que una petición fue lanzada para promover las energías renovables entre el gran público en la página futureisclean.org.

Un total de 130 personas participan en la aventura: 65 acompañarán a los pilotos alrededor del mundo (en el marco del apoyo logístico) y 65 estarán en Mónaco, en el centro de control de la misión (meteorólogos, controladores aéreos e ingenieros).

El Solar Impulse 2 es el sucesor del primer prototipo, el Solar Impulse 1, que permitió a sus creadores realizar varios vuelos de larga duración en Europa y Marruecos y ser los primeros en cruzar Estados Unidos en 2013, con varias escalas, en un avión de este tipo.

Con información de milenio.com

Comments are closed.